Una Ceremonia Diferente

Llevo muchos años asistiendo a diferentes ceremonias, siendo testigo directo y llegando hasta un análisis casi involuntario, pero profundo, de todo lo que en ellas acontece. Y puedo confirmar que no hay dos bodas iguales. Cada una lleva el toque personal de cada pareja que las hacen diferentes.

Pero quería centrarme en la ceremonia para oficiar ese momento tan señalado del compromiso para siempre. Para mí es la parte principal del día en torno a la que gira el resto, todos llegamos a ella impecables, sonrientes, expectantes y preparados para algo único. Pero quizá hay veces que no termina de llevar ese sello identificativo auténtico de cada pareja. Parece que hay algo que no deja cambiar mucho la tradición, y que muchas parejas escogen como un guión prediseñado a la hora de preparar su día. Hay muchas tradiciones y protocolos que desde hace muchos años se siguen, y que pocos nos atrevemos a cambiar a nuestro gusto, a veces por superstición o por no liar demasiado la cosa, que suficientes cosas hay que preparar. Costumbres como la del padrino y la madrina, la seriedad y sermones en las iglesias, la liga de la novia, los anillos, las arras, el estilismo y un sinfín de cosas dependiendo de la cultura.

Este fin de semana estuvimos en una boda que me encantó e hizo reflexionar sobre todo esto. Así que os invito a que lo hagáis vosotros también!

El maestro de ceremonias fue Luís Cebrián, un polifacético artista que hizo que los invitados estuvieran más atentos que nunca en cada detalle y palabra que allí se pronunciaba, consiguiendo la sensación de que todo el mundo era partícipe de lo que estaba ocurriendo, sin olvidar el protagonismo y el objetivo final del acto.

Ante todo me sorprendió el punto cómico que le puso, con una delicadeza especial para pasar de los momentos de felicidad y de risas, a los momentos solemnes y emotivos, un verdadero arte para hacer de una ceremonia muchas veces seria y dispersa por exceso de protocolos, en un espectáculo con el que hizo partícipe a todos sus invitados y con el que dejo un agradable recuerdo para todos los que allí estuvimos, con humor, musica y emociones en una ceremonia íntima con un ingrediente fundamental que desde aqui recomendamos por encima de todo: Hecha a la medida de sus protagonistas.

¡¡ Luis un verdadero placer coincidir contigo, de verdad que nos encantó tu trabajo !! esperamos volver a verte muy pronto y para los que os vais a casar y queréis algo personal e intransferible, ¡¡no os debéis resistir al arte de Luis!!

 

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar.